Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
'La Isla' y 'Stealth' fracasan en la taquilla norteamericana - noticias de cine
Buscar en
Estás en CINE >> NOTICIAS >>

'La Isla' y 'Stealth' fracasan en la taquilla norteamericana

Continúa la crisis del cine hollywoodense

Un artículo de Redacción || 04 / 8 / 2005

En las últimas semanas nos hemos hecho eco de la preocupante salud de las taquilla norteamericana, cuyas cifras son, en cuanto a número de espectadores, las peores de los últimos veinte años; también hemos sabido de los fracasos concretos de películas como El Reino de los Cielos y Cinderella Man. Y hemos informado de las pesimistas predicciones de George Lucas sobre el futuro de las superproducciones.

Pues bien, sin más estrenos de relumbrón en perspectiva para estas fechas, Hollywood acaba de asistir al pinchazo de sus últimas esperanzas de remontar económicamente la temporada veraniega. Tanto La Isla, película de Michael Bay que se estrena este viernes en España, como Stealth: La Amenaza Invisible, filme que veremos por aquí el 16 de septiembre, han cosechado en sus primeras semanas de exhibición cifras irrisorias.

En ambos casos se trata de caras producciones llenas de efectos especiales y enfocadas a un público joven y ávido de sensaciones fuertes. Stealth, con una producción estimada en 130 millones de dólares incluyendo la publicidad, cuenta cómo un avión de combate con inteligencia artificial escapa al control de la Armada norteamericana y ha de ser detenido por tres pilotos antes de que provoque un conflicto global. En el reparto, promesas más o menos consolidadas como Jamie Foxx (Collateral), Jessica Biel (Blade: Trinity) y Josh Lucas (); y en la dirección, un especialista en el género como Rob Cohen (xXx, The Fast and the Furious). El ruido y los efectos especiales no parecen haber despertado mucho entusiasmo el pasado fin de semana en EE.UU. Algo más de 13 millones de dólares en tres días. Con esa cifra, es dudoso que el filme pueda recuperar ni la mitad de su presupuesto en las salas. Aunque los mercados foráneos y el dvd camuflen el hecho, se trata de un batacazo para Sony/Columbia, productora del filme.

Pero el caso de Stealth no es tan grave como el de La Isla; la última película protagonizada por Ewan McGregor y Scarlett Johansson era una apuesta personal de Steven Spielberg, a quien encantó el guión, que quiso producir a través de DreamWorks, y cuya realización encomendó a Michael Bay, que dejó a su productor habitual, Jerry Bruckheimer para aceptar el patrocinio del director de La Guerra de los Mundos.


Los pechos de Scarlett Johansson

No se trataba en principio de una mala elección. Bay es un cineasta tan odiado por la crítica y los cinéfilos como adorado -hasta la fecha- por el gran público. Sus cinco primeras películas, Bad Boys I y II, La Roca, Armageddon y Pearl Harbor han recaudado en total 1.700 millones de dólares en todo el globo. Incluso Pearl Harbor, que fue tildada alegremente en el año 2001 de fracaso comercial, se convirtió realmente en la quinta producción más taquillera de aquella temporada. Pero hete aquí que Bay ha tropezado con La Isla, una propuesta comercial menos ambiciosa, plagada de aventuras fantacientíficas y persecuciones trepidantes, y como hemos señalado, avalada por Spielberg. Éste llegó a comentarle a Bay, tras ver el filme: "Siempre has sido uno de los que mejor ruedan de por aquí. Ahora has demostrado ser por fin un contador de historias".

En cambio, ya antes del estreno de La Isla, su director no las tenía todas consigo y había mostrado públicamente su descontento con la campaña promocional planteada por DreamWorks. Más concretamente, con el hecho de que los carteles hacían parecer a Scarlett Johansson "una estrella del porno". Efectivamente, lo primero que salta a la vista en el póster de la película es la descomunal delantera de la actriz. Sin entrar a discutir si tanto talento es realmente suyo, la imagen ha provocado más risas que interés por el filme.

Con todo, semejante estrategia puede tener que ver con el hecho de vender un producto protagonizado por dos actores que, según los analistas, carecen del tirón de una superproducción típica de Bay. Ni McGregor ni Johansson han demostrado todavía que su sola presencia lleve al público al redil, una baza que Bay sí pudo jugar en el pasado con Will Smith, Nicolas Cage, Bruce Willis o Ben Affleck -antes de que el actor besase los labios envenenados de Jennifer López-. Otros articulistas comentan que el tema de la película, la clonación y sus consecuencias futuras, y cómo ha sido publicitado, no ha calado en Estados Unidos.

El hecho es que con un presupuesto, sin incluir publicidad, de 122 millones de dólares, La Isla se estrenó el pasado 22 de julio y no ha pasado en once días de los 25 millones en taquilla. Una quinta parte de su coste. La paradoja reside en que la película había recibido en la prensa críticas más positivas que cualquier otro filme de Bay. O mejor dicho, menos crueles.

El fracaso de Stealth y La Isla no invalida la repercusión popular de películas como Charlie y la Fábrica de Chocolate o la comedia Wedding Crashers, que encabezan actualmente el box office estadounidense. Sí confirma la crisis del cine de gran espectáculo y acción del que Rob Cohen y Michael Bay han sido estandarte durante los últimos años, y cuestiona las millonarias inversiones que precisan para ver la luz.











© Revista Fandigital.es 2000-2019
Revista iPad / | Contactar