Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Venetica - avances de videojuegos
Buscar en
Estás en VIDEOJUEGOS >> AVANCES >>
Venetica

Venetica

Góndolas y mazmorras

Un artículo de Daniel Cáceres || 16 / 3 / 2010

La vida de la Muerte pende de un hilo -¡contradicción al canto!- y sólo su hija puede salvarle de las garras del pérfido nigromante que planea apoderarse de sus habilidades casi divinas. No, no se trata de la sinopsis de la nueva obra del excelso autor británico Terry Pratchett, sino de la premisa narrativa de Venetica, el nuevo juego de Deck 13 Interactive -desarrolladora alemana conocida por la serie Ankh. La aventura rolera -disponible para PC y Xbox 360- está ambientada en una versión alternativa de la Venecia renacentista, donde el bucolismo diurno da paso a la tenebrosidad nocturna y viceversa.

Scarlett es una jovenzuela que vive en una aldea idílica y que tiene pocas preocupaciones en la vida hasta que su novio se sacrifica para salvarle la vida durante el ataque de unos bandidos. Lejos de lamentarse por la pérdida, la protagonista opta por ser práctica y aprovecha la ocasión para introducir un tutorial donde puede vengarse y así mata dos pájaros de un tiro. Antes de que pueda mirar al horizonte y clamar a los cuatro vientos que jamás volverá a pasar hambre [nota del editor: creo que te estás confundiendo de Scarlett], ésta se ve transportada a los dominios de su padre, el Segador.

Por lo visto, un nigromante -esbirros arquetípicos incluidos- está buscando a la muchacha para quitarle los poderes heredados y usurparle el trono de la mortandad a su padre. Por mucho que la desarrolladora asegure que este juego de rol es una "experiencia cinematográfica", la trama inicial suena más bien a excusa metida en calzador para presentar una aventura de unas 20-30 horas de duración, estructuradas en cuatro capítulos que siempre finalizarán en duelos frenéticos contra los villanos. Los primeros pasos hacia Venecia son lineales para enseñar al jugador lo básico para ser el sucesor de la Muerte, pero la exploración se tornará más abierta cuando Scarlett pise la mítica ciudad.

Venecia es conocida por sus góndolas y por sus canales -estrechos en apariencia, pero por lo visto en ellos podría caber hasta el mismísimo Nautilus- aunque lo que la mayoría de guías turísticas no cuentan es que sus tejados también son un excelente medio de transporte, así como la tradición ya olvidada de irrumpir en casa ajena para llegar al otro lado. La sensación de tener muchas áreas por explorar y practicar la cleptomanía es agradable, máxime tras superar el prólogo anodino. Asimismo, la ciudad cuenta con un ciclo día/noche que marcará el horario de sus habitantes y pondrá en alerta al jugador cuando sombras siniestras empiecen a formarse bajo el sol crepuscular.

No obstante, no todos los venecianos se alegrarán de que una joven de buen ver irrumpa en sus hogares -quizás Scarlett debería preocuparse precisamente de aquellos que la acojan con los brazos demasiado abiertos. Venetica incluye el típico sistema de elecciones morales donde la ambigüedad gris ha sido condenada a un eterno exilio. Por ejemplo, la protagonista deberá decidir quién se queda con la propiedad de una casa, pero por el momento no está nada claro que todas estas situaciones repercutan en el desenlace de la aventura, siquiera en el desarrollo de su heroína.

El primero juego de rol de Deck 13 sorprendió a propios y a extraños cuando fue revelado hace un par de años, mas progresivamente sus novedosas promesas han ido convirtiéndose en rutinas para el género. Todo apunta a que Venetica es una propuesta dirigida a aquellos que buscan una aventura modesta pero rica en detalles y con una ambientación cuanto menos original. Y para los que no les interese las peripecias de la hija de la Muerte... pues, en fin, ya lo dijo la propia Scarlett: "mañana será otro día" [nota del editor: ehhh...].



ARTICULOS DE VENETICA

Buscar VENETICA en

Buscar VENETICA en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2018
Revista iPad / | Contactar