Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Winx Club - critica de videojuegos
Buscar en
Estás en VIDEOJUEGOS >> CRITICA >>
Winx Club

Productores de Metal Gear entreteniendo a los pequeños

Un artículo de Pedro Kat || 20 / 4 / 2006

Winx parece un título más sacado de la Gran Manga: la televisión y el cine. Siempre que aparece una película de animación o teleserie con un mínimo de interés por parte del público infantil o adolescente, ¡BANG!, aparecen una retahíla de videojuegos derivados, con bajo presupuesto (o pocas ganas), y que pasan por las tiendas con más pena que gloria.

Ahora aparece Winx Club, basado en la historia de la conocida serie de Cartoon Network. Bloom, la protagonista, es una adolescente de 16 años que descubre que tiene poderes mágicos al rescatar a Stella, un hada que es atacada por un troll. A partir de entonces, la acción discurre en Magix, un mundo de magia donde conviven hadas, brujas y humanos, y en la academia Alfea, donde hará nuevas amigas (el corrillo principal de Winx), y aprenderá el manejo de la magia. Las lecciones se convierten en clases prácticas, conformando los niveles y pruebas a superar en el juego.

Así, siguiendo la pauta de un juego de aventuras, deberemos completar todas las fases siguiendo un recorrido, entablando conversaciones y encontrando objetos. No obstante, el elemento 'plataformas' tiene un acusado papel en determinadas partes del juego, para acceder a distintos caminos o superar muros y otros obstáculos. Normalmente toparemos con jefes finales, con quienes acabaremos empleando los hechizos que Bloom haya adquirido, con la ayuda de sus amigas.

Avanzar en el juego resulta muy sencillo... para jugadores con un par de títulos a sus espaldas. Si bien la pobre IA de los enemigos y la escasez de los saltos provocarán la risa de cualquier usuario acostumbrado a los plataformas, cualquier niño menor de 10 años que intente hacer lo mismo verá frustrados sus intentos. No es un juego con una curva de dificultad apropiada para los enanos de la casa. Partiendo de la experiencia personal, mis primas pequeñas me pidieron ayuda para superar los primeros enemigos... a los dos minutos de comenzar.

Colorines por todas partes



El diseño de los personajes y los escenarios mantiene la estética ‘cartoon’ de la serie, llena de color. Los niveles son amplios, pero por lo general siguen un recorrido lineal. Los objetivos secundarios siguen siendo fáciles de resolver, por cuanto cualquier pequeña desviación en el camino conduce hasta ellos. Como recompensa obtendremos nuevos trajes con los que vestir a Bloom, nada excesivamente gratificante.

No obstante, aunque la recreación del mundo Winx es correcta y atractiva a la vista (al menos, a la vista de aquellos que disfrutasen con la serie), los polígonos se dejan notar en cualquier momento, dañando los ojos de aquellos jugadores veteranos que ya abandonaron la PSX en su momento y buscan un modelado más acorde con la tecnología actual.

La cámara resulta un engorro. En los momentos de saltos y demás, la cámara se aleja, con vista perpendicular a Bloom, permitiendo la ejecución perfecta de los movimientos. En otras ocasiones, la cámara se cierra tanto que choca con cualquier elemento o nos impide ver más allá de lo que se encuentra frente a la chica protagonista.

¿Magia, o un simple truco?



Más inusual resulta el doblaje. Si bien las escenas recreadas con el motor gráfico del juego se encuentran traducidas a nuestro idioma, los vídeos extraídos de la serie original cuentan con voces en inglés y subtítulos en castellano. Su uso resulta muy original, y seguro es un perfecto guiño a quienes sigan la serie, pero es un fallo garrafal si pensamos en quienes son el público potencial de este juego: niños y niñas (seguramente, más de lo segundo que de lo primero) que apenas sabrán chapurrear cuatro palabras en inglés.

El apartado sonoro no va más allá del aprobado, con banda sonora extraída de la serie de televisión, efectos para las magias y varias melodías de ambiente, alegres o tétricas, que se acoplan a la acción como un guante. Y poco más, nada especialmente destacable o que nos quede grabado en la memoria al cerrar partida.

En definitiva, Winx Club es uno de aquellos juegos discurridos dentro de la estela de merchandising de una serie o película con fama entre los críos. La adaptación es tan perfecta que no incluye nada nuevo. De hecho, el uso de escenas de la serie... ¿es un motivo de originalidad, o de ahorro de vídeos creador con el motor gráfico en 3D? Winx Club no cumplirá las expectativas de cualquier jugador que haya alcanzado la adolescencia, pero hará las delicias de los pequeños... si es que logran superar a los primeros enemigos tras dos minutos de juego.

FICHA TÉCNICA DE WINX CLUB

Compañía: Konami
Análisis efectuado en:

0

Gráficos:  

0

Sonido:

0

Jugabilidad:
Lo mejor:  

-Excelente adaptación de la serie.
-Escenas extraídas de los episodios originales.

Lo peor:

-Control y cámara algo indecisas
-Gráficos puntiagudos
-No aporta nada nuevo al mundillo de los videjuegos... ni al de las Winx!

Puntuación:

0



Buscar WINX CLUB en

Buscar WINX CLUB en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2015
Revista iPad / | Contactar