Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Once - critica de cine
Buscar en
Estás en CINE >> CRITICA >>
Once

Tócala otra vez

Un artículo de Inma Valls || 08 / 11 / 2007

Hay quien piensa que el género musical pierde su sentido narrativo en el instante en que los personajes comienzan a entonar melodías en medio de una escena a la menor ocasión. Para estos casos, existen los llamados musicales “camuflados”, refiriéndose a esos productos que se sirven de la música pero que a la vez se alejan del estilo tradicional que tantas alegrías aportaban en la década de los cincuenta.

En esta tesitura se encuentra la pequeña producción irlandesa Once más cercana a la línea seguida por películas como The Commitmentsde Alan Parker en la que se recordaban clásicos del rock o Esa cosa llamada amor de Peter Bogdanovich, que aportaba sus propias canciones originales al mundillo del country. En Once, el género musical más explotado se remonta el estilo de autor-cantautor, y que mejor ocasión que de la mano de unas canciones originales compuestas por el actor principal Glen Hannsard, miembro del grupo The Frames.

Su director John Carney, cuyo filme más conocido lo protagonizaron Cillian Murphy y Stephen Rea, dos insignias del cine irlandés(On the edge), estuvo barajando proyectos de mayor caché hasta que los abandonó a favor del que nos ocupa. Trabajando al alimón con el actor Glen Hansard, las canciones fueron fluyendo hasta componer una discreta historia de amor sólidamente hilada por la voz del propio Hansard y su partenaire Marieta Irglova.

La historia no puede ser más sencilla, un músico callejero encuentra en una joven checa la solución a su soledad sin saber que ella ya posee su propio bagaje emocional; de todos modos, entre canción y canción, estrechan lazos... y hasta ahí puede contarse. Tras este punto de partida un tanto ingenuo aunque sin artificios, el filme esconde brillantes momentos en los que la música se erige como motivo principal que eleva por encima de la media el resto de la producción.

Dicho esto, parece obligado reseñar que el discurso se ve ampliamente valorado dado que el guión es bellamente sustituido por unas canciones que representan la base de la comunicación transmitiendo así mucho más que cualquier diálogo entre la pareja protagonista. La música adquiere así un sentido irrefutable a lo largo de todo el metraje, razón principal por la que hay que atender a esta cinta acaparadora de adeptos en el Festival de Sundance, amén de provocar excelentes criticas en Estados Unidos.

Una vez más el cine musical renace gracias a esta producción de ínfimo presupuesto felizmente resuelta sin ánimo de caer en sentimentalismos baratos. Solo cabe decir que los escépticos al género pueden acercarse a ella sin ningún tipo de temor. Palabra

FICHA TÉCNICA DE ONCE

Título original: once

Fecha de estreno: 02-11-2007

Año: 2005 Duración: 85 min

Director: John Carney

Guión: John Carney
Intérpretes: Glen Hansard, Marketa Irglova

Lo mejor:  

- la escena de ella cantando después de comprar pilas para el walkman.

Lo peor:

- la solución fácil.

Puntuación:

6,5

sencilla historia en la que la música se convierte en un aliciente perfecto.