Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Jon Avnet - entrevistas de cine
Buscar en
Estás en CINE >> ENTREVISTAS >>
Jon Avnet

Jon Avnet

De tomates verdes fritos a 'Asesinatos justos'

Un artículo de Redacción || 03 / 10 / 2008

Experimentado director, productor y guionista tiene entre su larga lista de éxitos productos de todo tipo: desde producciones para TV a películas como la oscarizada 'Tomates verdes fritos'. Recientemente ha vuelto a la primera fila del cine para encargarse de nuevos proyectos para los que cuenta con auténticas estrellas del celuloide.


En el caso de tu última película estrenada en España, 88 minutos, ¿qué implica a un director la búsqueda de ritmo basada en tiempo real y el traslado de un guión con trucos y trampas? ¿Se confía mucho en el respaldo del guión y el proceso de montaje? ¿Hay opciones de improvisación, más contando con el protagonismo de Pacino?
88 minutos fue delicada. El guión necesitaba bastantes ajustes. Trabajé de forma muy próxima con Al Pacino en el guión y hubo mucho de ensayo y de reescritura basada en esos ensayos. Hubo improvisación dentro de la estructura de la historia, Al es tan brillante y da tanto de sí que frecuentemente has de apartarte del camino. Irónicamente, él es enormemente sensible en ese sentido.

El personaje de Pacino en 88 minutos no era rotundamente positivo, se trata de alguien al que se le atribuye un lado secreto del que teóricamente no debe estar orgulloso. No obstante, el espectador sigue el guión pendiente de su lucha por sobrevivir. ¿Qué se requiere para lograr esa dualidad (la empatía y el carácter complejo) que Hitchcock practicó tan bien? ¿cuánta importancia tiene un actor como Pacino en esa tesitura?
El personaje de Al está angustiado. Esa es la clave del papel y su razón de ser. Es alguien que quiere justicia a un nivel totalmente personal y que redefine la moral universal basándose en su historia personal. No creo que la mayor parte de la gente lo vea inmediatamente, pero lo terminarán sintiendo. Ese es otro de los dones de Al cuya habilidad implica tanto en la creación del personaje sin emplear palabras. Nuestra empatía por él se cristaliza al final cuando llegamos a entender su problema. Y entonces es cuando en efecto debemos preguntarnos “¿qué haríamos nosotros?”. Había una línea que yo adoraba pero que pero que no fui capaz de hacer funcionar en el film: la verdad, la justicia ¿dónde se cruzan?

Siguiendo con Pacino, él es uno de los más admirados y talentosos actores. Tras 88 vuelves a trabajar con él en 'Righteous Kill', donde se le une al reparto ni más ni menos que Robert De Niro. ¿Cómo ves a ambos actores ahora, en este punto de su carrera donde los críticos consideran que ya han hecho todo lo importante que podían hacer y se limitan a administrar prestigio? En tu opinión ¿cuál es la gran diferencia entre este tipo de actores y el resto?
Al y Bob son iconos porque están en lo más alto del juego. También son objetivos, objetivos por cualquier elección que toman. Si eligen una opción pueden ser ridiculizados por salirse del encajonamiento que algunos les imponen. Si no lo hacen, se les cuestiona por jugar demasiado seguro. Es una situación sin victoria en un nivel, y en otro da mucha libertad porque no pueden cumplir con todas las expectativas y por ello han de centrarse en las suyas. En 'Righteous Kill' (Matanza justificada) es muy apasionante porque están todo el rato untos en pantalla. Es un buen viaje.

De nuevo a propósito de grandes actores: una de las primeras cosas que destacan en tu curriculum es haber producido una de las primeras cintas de Tom Cruise y que a la postre se cita como su salto a la fama: Risky Business. ¿Hubo algo diferente, algún tipo de intuición entonces sobre cómo de lejos iba a llegar?
Cuando conocí a Tom Cruise en su audición para Risky Business pensé que tenía más presencia y carisma que ningún otro actor que haya conocido en mi vida. Pensé que iba a ser una estrella, lo supe claramente.

Al menos en España, Tomates Verdes Fritos tiene la condición de película de culto. ¿Tiene esa misma consideración en EEUU? ¿Cómo es la satisfacción de creer que, a pesar de que muchas veces es difícil acertar con una película, al menos se ha realizado una que es tan querida?
Tomates verdes fritos fue una película muy satisfactoria para mí como cineasta. Fue personal, fue pequeña y pareció ser recibida muy bien en culturas muy diferentes. Es algo difícil de entender a un cierto nivel ya que hablamos de algo muy específico en cuanto a que enfoca al lado sureño de Estados Unidos. Pero es muy gratificante ver ese tipo de amor a una película. Surge de algo personal, como parte de tu familia, y se embarca en un viaje alrededor del mundo. A cierto nivel es simplemente incomprensible.

Y finalmente y a propósito de nuestra industria del cine, España siempre está sufriendo y quejándose de los diferentes problemas que tiene para contactar con la audiencia y financiar su cine. El cine español clama constantemente por ayudas públicas y culpa a Hollywood como responsable de sus males por el poderío de su industria. Como productor ¿cómo ves este tipo de situación y qué crees que puede resultar útil para combatir una industria tan poderosa como la estadounidense? ¿recuedas algunas cintas españolas?
Adoro al cine español. Me gustan sus voces, el color, la música, su cultura. Desde Buñuel a Almodóvar ¡bravo! Espero que las voces de su cultura puedan florecer. Con optimismo, los problemas para conseguir que se hagan esas películas hará que esas cintas hechas puedan llegar a ser memorables.



Buscar JON AVNET en

Buscar JON AVNET en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar