Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Terminator 2: la cúspide de la saga - filmoteca de cine
Buscar en
Estás en CINE >> FILMOTECA >>
Terminator 2: la cúspide de la saga

Terminator 2: la cúspide de la saga

Días de accion

Un artículo de MG || 15 / 10 / 2002

Skynet y su infección vírica es a su manera la cocina en que años después hervirá Matrix

Resulta casi inverosímil, pero es cierto que ese hombre de apellido impronunciable (y que difícilmente puede transcribirse sin buscar alguno de sus póster) fue todo un referente en el cine de hace una década, un símbolo para millones de adolescentes que encontraban en sus películas el ideal de acción con un todopoderoso mercenario.

Que resulte tan extraño, es fruto de ese cambio de gustos, de esa evolución quizá demasiado adulterada y en la que los excesos de un género que también tenía sus virtudes, han acabado por marginarlo por un concepto diferente en donde los ritmos de videoclip y las explosiones gratuitas pesaban demasiado para estar destinado a un público relevante. Pero intoxicados por Van Damme y una larga lista de aspirantes, tratando en vano de competir con quien nos ocupa -que estaba más pendiente de la competencia con Stallone, con quien nunca actuaría por sus inabarcables cachés- quizá perdimos de vista varias películas míticas, varias producciones capaces de superar la prueba del tiempo y recordarnos sin sonrojo -no como hacen otras- aquellos años mozos de fáciles pasiones justicieras, de violencia descerebrada todavía sorprendente, y de frases de antología con que sellar algún que otro momento incomparable.

Terminator


Una de las cintas que mejor retrató el concepto de Schwarzenegger y lo que sus discípulos sentían/sentíamos por él es la de El último gran héroe. Aquel simpático mozalbete que se refugiaba de su vida de quinceañero lejos de las aulas, en la pantalla de un cine, llegaba a conectar fácilmente con el espectador real, quien luego participaría de su idílica aventura de compartir andanzas con su héroe de celuloide. Aquel abrazo de gratitud, de despedida en la escena final para volver al duro mundo de prosaicas realidades, lo daban cada uno de quienes antes habían acudido a los varios estrenos del austriaco imperturbable.

Y entre esos estrenos, por supuesto, Terminator 2 tenía un papel esencial.

...Cause I think we've seen that movie too...


Aquella primera entrega de Cameron (1984), de aspecto algo rudimentario pero con gran atmósfera, ya evidenció el acierto de contar con Chuache como frío híbrido de máquina y carne con vocación destructora. Sus facciones imperturbables, lejanas a la expresividad del actor, le situaban como el implacable asesino que resultaba ser, y que perseguiría a la madre del líder de la resistencia en el futuro del que venían. Planteaba ya una interesante temática que el paso de los años no ha hecho menos -sino más- lúcida en lo ficticio. El potencial de las máquinas y su capacidad de procesamiento de datos ha ido creciendo de forma irremediable, siempre siguiendo la estela de los avances de la tecnología militar de EEUU con su progresiva informatización del ejercito. Así pues, con esa base real se armaba un temor en el que la máquina, cargada de potencia, era consciente de sí misma. La inteligencia artificial cobraba sentido, y en su inevitable autodefensa acaba enfrentándose a los humanos cuando estos querían parar su crecimiento (e inevitable la mención Skynet y su infección vírica -que recoge una teoría muy extendida entre los informáticos sobre un venidero virus de potencial demoledor- es a su manera la cocina en que años después hervirá Matrix).



ARTICULOS DE TERMINATOR

Buscar TERMINATOR en

Buscar TERMINATOR en NEWS

OTROS ARTICULOS RELACIONADOS