Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Entrevista con Taron Egerton Kingsman: Servicio Secreto - entrevistas de cine
Buscar en
Estás en CINE >> ENTREVISTAS >>
Entrevista con Taron Egerton Kingsman: Servicio Secreto

Entrevista con Taron Egerton Kingsman: Servicio Secreto

Protagonista de la cinta junto a un reparto estelar

Un artículo de Redacción || 27 / 2 / 2015

Este contenido fue publicado en nuestra revista en su edición de Febrero 2015

> Ver descripción

> Ver en nuestra app para iPad

Ver revista en Issuu:

¿Cómo fue enfrentarte a una producción como esta por primera vez?
Fue una locura, tío. Sabía que iba a ser épico, y sabía que iba a ser este tipo de película monstruosa, con todos estos tipos en ella, pero nada te puede preparar. En parte porque hay mucha adrenalina involucrada. Al llegar sentía debilidad en las rodillas. En el más puro estilo Matthew Vaughn, tenía como ocho mensajes suyos diciéndome “Llámame”. Así que le llamé y yo estaba en plan “La única forma en que puedo resumir cómo me siento es que nunca he estado tan orgulloso de nada en mi vida”.

¿Cuándo saliste de RADA [la Royal Academy of Dramatic Arts]?
En 2012. Estaba hacienda un espectáculo para Sky One llamado The Smoke, que era un drama de un bombero.

¿Y cuándo hiciste tu primera audición para Kingsman?
En julio de 2013. Llevaba tres cuartos de The Smoke y mi agente me envió algunas escenas impactantes de Kingsman, pero solo me aprendí dos porque tenía apenas 24 horas antes de la audición. Leí esas escenas y no tenía el guión. No sabía quién estaba involucrado, pero sabía que era una película de Matthew Vaughn. Las leí, y la que se me queda en la cabeza es una escena en un pub, antes de que Harry dé una paliza a los matones —cuando Colin (Firth) entra y tiene la Guinnes y yo tengo la pinta—.
Recuerdo leer la escena y pensar “Incluso en este microcosmos del guion, puedes ver que tiene un carácter serio”. Recuerdo leer la escena y pensar “Es guay, nunca he hecho una audición para una película grande”. Fui a los Estudios Leavesden, que es donde grabamos también.

¿Así que entonces no sabías quién protagonizaba la película?
No, me senté con el director de casting, Reg [Poerscout-Edgerton] y me dijo, “¿Sabes que Michael Caine interpretará a Arthur y Colin Firth sera Harry?”, y yo me quedé en plan “¡Dios mío! ¡Esto es algo grande”, y cuando fui a la reunión no lo había previsto, pero Matthew Vaughn y el productor Dave Reid, que eran los que más mandaban, estaban ahí. Hice la audición y Matthew parecía bastante impresionado. Daba la impresión de haber visto a 15 chavales esa mañana (ríe). Después de que leyera las escenas se mostró muy halagador y empezó a preguntarme cosas sobre mí, a qué estaba dispuesto, de donde venía, la escuela de drama y todo eso. Me dijo, “Me gustaría que volvieras la próxima semana. Aprende esa maldita tercera escena, vuelve la próxima semana”.

Entrevista con Taron Egerton Kingsman: Servicio Secreto



¿Te permitías tener esperanza en ese punto?
Hay cosas que deseas tan intensamente que no puedes evitar sentir esperanza, y este papel era una de ellas. Nunca creí que el papel sería mío hasta el momento en que Matthew me dijo que lo tenía, pero sabía nítidamente lo que haría si lo obtenía, lo cual es una sensación fantástica, porque vas a las audiciones sabiendo cómo quieres interpretarlo y lo que quieres conseguir con él, y te llena de confianza. A veces vas a audiciones de papeles y piensas “¿Qué diablos voy a hacer con este?”. Pero conocía a este chico. Podía verlo en mi cabeza, y de verdad, de verdad quería interpretarlo.

¿Y entonces?
Lo que sucedió después es que hubo cuatro o cinco rondas de audiciones que se hicieron más y más elaboradas, con más luces y cámaras en los estudios. Contrataron un actor, un magnífico actor, para venir y leer el material de Colin. Querían hacer una prueba de pantalla conmigo y Colin, pero él estaba ocupado, creo que filmando con Woody Allen (Magia bajo la luz de la luna). Así que seguí durante cuatro o cinco semanas, y progresivamente, a medida que el tiempo discurría, dormía y comía menos. Nunca había hecho una película, solo estaba dando los primeros pasos en la televisión. Había hecho algo ahí, pero nada que de ninguna forma pudiera considerarse importante. Entonces, después de haber hecho todos esos ensayos y audiciones de pruebas, en los que ellos querían ver cómo de cómodo me mostraba con armas (para asegurarse que no quedaba extraño, supongo), recibí una llamada de Matthew Vaughn alrededor de las 11 y media de un sábado por la mañana. Sabía que hubo una reunion en la Fox esa semana en la que habló con un representante de Fox, y todo se reducía a mí y a un par de jóvenes actores. Me llamó y me dijo, “Taron, estamos apunto de ofrecerte el papel”. Mi mundo sencillamente cambió. Estaba en mi viejo piso, en Lewisham entonces. Puedo recordar que reconocí su número, puedo recordar que caminé por la casa y toda la conversación que tuvimos. Obviamente estaba extremadamente feliz. De alguna forma fue rotundo. Dijo:”‘Mira, esto es lo que espero de ti. No se lo digas aún a tu familia, porque aún quedan dos días, pero todo apunta a que tú harás el papel”.

Entrevista con Taron Egerton Kingsman: Servicio Secreto



Así que no podías decírselo a tu familia…
No. Debía esperar dos días.

¿Lo cumpliste?
No, se lo dije a mi madre. ¡Tenía que decírselo a mi madre! No podía decírselo a nadie en todo caso, porque con cualquier otro no quería crear esperanzas en caso de que fracasara por cualquier motivo, pero una madre se lo lleva todo (ríe).

Es una película grande. ¿Sientes ya que ha cambiado algo? ¿Lo notas en el ambiente?
Sí, puedo notarlo. Soy cauto de forma natural con el tema, creo. Mi interés con la actuación siendo un joven puede tener algo que ver con esa búsqueda de atención, pero a medida que me hago mayor —y estoy solo a mediados de los veinte, a punto de cumplir veinticinco— empieza a resultarme muy claro que la fama, aun con ventajas, tiene mucho de sacrificio en varios aspectos. Una de las cosas que he apreciado es que desde que ha sucedido, me veo recluyéndome en casa mucho más, no porque sea reconocido por la calle, sino porque hay algo en Londres que asocio mucho con mi vida laboral, mientras en Gales me siento más en mi lugar de descanso. No me malinterpretes, estuve en esa suite del hotel anoche y fue maravilloso (ríe). Es algo que nunca habría experimentado de otra forma, y estoy eternamente agradecido por ello, pero no quiere decir que me vaya a lanzar a los brazos del hecho de que la gente me reconozca en la calle. Por supuesto, tener gente que te reconoce y aprecie tu trabajo es algo adorable, pero creo que esa cultura en que todos son fotógrafos… Quiero decir que no me siento del todo capaz de calibrar cómo cambiará mi vida.

Opinión de los lectores

No hay mensajes publicados, publica el tuyo . La identificación es voluntaria pero te permite mantener tu nombre y avatar. Hazlo desde aquí

Nombre:

Texto:

Introduce el código de validación inferior en la casilla:


Normas de uso:

-Agradecemos cualquier punto de vista adicional sobre el artículo.
-Tu comentario nos aportará más si no descalifica la opinión del redactor y aporta tus propias razones al debate. Cualquier corrección será, por supuesto, bienvenida.
-Está prohibido el spam, los enlaces a contenido ilegal y las descalificaciones.
-Este formulario no procesa html.







Buscar ENTREVISTA CON TARON EGERTON KINGSMAN: SERVICIO SECRETO en

Buscar ENTREVISTA CON TARON EGERTON KINGSMAN: SERVICIO SECRETO en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar