Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
No es otra estúpida película española - especial de cine
Buscar en
Estás en CINE >> ESPECIAL >>
No es otra estúpida película española

Diatriba al cine social

Un artículo de Pablo Vázquez || 09 / 8 / 2005

Carátula de Los Viajes de Sullivan

Excluyo, sin embargo, otras obras con ramalazos sociales bastante evidentes pero en las que la impronta de su realizador acaba pesando más sobre el resultado. No entrarían dentro de esta categoría, por tanto, desde el Leo de Borau, hasta el cine de Daniel Monzón, pasando por la reciente Cosas que hacen que la vida valga la pena o la subvalorada Haz conmigo lo que quieras. En dicha selección encontramos, ya, la primera razón para cuestionar los títulos arriba señalados.

En este “cine comprometido”, por medio de una forzada sobriedad en la planificación, el autor cuenta menos que el tema tratado, que llega incluso a subordinar al resto de los elementos de la película. El cine social español podría definirse, fundamentalmente, como un cine de intenciones.

Riesgo y compromiso



El público parece cada vez más dispuesto a acudir a las salas a que le den la razón; esto es, para confirmar sus tesis, no para ponerlas a prueba.

Otra de las claves manejadas por Sturges en Los viajes de Sullivan es el desconocimiento absoluto por parte de su ambicioso protagonista del mundo que pretendía retratar. Esto es, y siempre según la película, uno no puede reflejar fielmente a los pobres si no ha sufrido en carne propia los avatares de la pobreza, como no puede hablar del paro, de la inmigración o de la droga si no se siente implicado en dichos fenómenos.
Personalmente, considero que éste es una de los puntos más flacos de su discurso: no considero que la experiencia sea un requisito imprescindible para la inspiración, y la historia del arte tiene ejemplos a mansalva para rebatir una teoría tan ingenua. Sin embargo, es preciso reconocer que en el cine social español nos encontramos con un cierto “riesgo acomodado”. Sus películas tienden a mirar hacia las cloacas desde arriba y con las manos limpias, lo que no deja de inquietarme.

Demasiado, en ocasiones, para que luego pueda creerme a sus personajes.

Vamos ahora con el asunto del riesgo. Una de las grandes maravillas del cine es que puede ofrecernos visiones diferentes sobre temas que creíamos conocer sin que cambiemos necesariamente nuestras ideas. Las películas también pueden aportarnos nueva información, llevándonos a reflexiones que nunca habríamos alcanzado por nosotros mismos. Sin embargo, el público parece cada vez más dispuesto a acudir a las salas a que le den la razón; esto es, para confirmar sus tesis, no para ponerlas a prueba. Si películas “sociales” como El pico de Eloy de la Iglesia, Police state de Nick Zedd, La carnaza de Tavernier o Lloviendo piedras de Ken Loach fueron polémicas en su momento fue por su desafío a las ideas establecidas y preconcebidas.



Buscar NO ES OTRA ESTÚPIDA PELÍCULA ESPAÑOLA en

Buscar NO ES OTRA ESTÚPIDA PELÍCULA ESPAÑOLA en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar