Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
No es otra estúpida película española - especial de cine
Buscar en
Estás en CINE >> ESPECIAL >>
No es otra estúpida película española

Diatriba al cine social

Un artículo de Pablo Vázquez || 09 / 8 / 2005

Carátula de Los Viajes de Sullivan

Arriesgado vendría a ser la crítica que se atreviera a poner mal el resultado de tan nobles propósitos, pues correría el riesgo de que la acusaran de hacer proselitismo de la violencia doméstica

Echando la vista atrás, nos encontramos con otros tantos temas de actualidad saldados con excelentes películas: la pena muerte en Quiero vivir de Wise y en Pena de muerte de Tim Robbins; la delincuencia juvenil en Semilla de maldad de Richard Brooks; la adicción a la heroína en El hombre del brazo de oro de Preminger; el racismo en ¿Adivina quién viene esta noche? de Stanley Kramer. Títulos que, al margen del talento de sus responsables, contaron en su momento de despegue con no pocos bemoles. Sin embargo, ¿hay algo menos arriesgado, en este momento, que hacer una película que condene a las personas que maltratan a niños o a mujeres? Se me ocurren muy pocas opciones.

Arriesgado vendría a ser la crítica que se atreviera a poner mal el resultado de tan nobles propósitos, pues correría el riesgo de que la acusaran de hacer proselitismo de la violencia doméstica, y no exagero. Y es aquí somos así de rencorosos.

Y llegamos al espinoso tema de la explotación. No pretendo acusar directamente a las obras de esta corriente de aprovecharse de los males ajenos para amasar billetes. Y esto a pesar de que es evidente que estas películas proporcionan dinero a sus responsables (los eurines no van ni a organizaciones no gubernamentales ni a asociaciones de víctimas, ¿qué se habían creído?), un dinero que muchas veces se encuentra directamente en proporción con la actualidad del tema elegido.

En la época dorada de la exploitation norteamericana, los pequeños productores, muy astutos ellos, solían bucear en la prensa para extraer temas de interés para sus productos de baja estofa. Cuanto más bajo y morboso, mejor: cambios de sexo, trata de blancas, tráfico de bebés, prostitución infantil… Sin embargo, esto se hacía de abajo a arriba, con el ánimo de quedarse con un trozo del pastel, propiedad exclusiva de los grandes estudios. El cine social, en cambio, concibe productos que son al mismo tiempo de élite y de mercado, y que llaman a la conciencia del espectador antes que a su sentido del morbo o a sus bajos instintos. Aunque los dos casos puedan ser reprobables desde el punto de vista de una ética rigurosa, los primeros exploiters me despiertan una simpatía, en gran parte por el sentido de la picaresca, que los responsables de estas películas son incapaces de inspirarme.



Buscar NO ES OTRA ESTÚPIDA PELÍCULA ESPAÑOLA en

Buscar NO ES OTRA ESTÚPIDA PELÍCULA ESPAÑOLA en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar