Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
¡Malditos Críticos! - especial de cine
Buscar en
Estás en CINE >> ESPECIAL >>
¡Malditos Críticos!

¡Malditos Críticos!

Tipología del diletante

Un artículo de Redacción || 27 / 1 / 2009

Incomprendidos por lectores que creyeron debían tomarlos como guía, odiados por directores y creativos a quienes dieron (o no) su merecido, queridos solo por aquellos a los que por sospechosos motivos bendijeron con sus comentarios. Los críticos de cine son una rara avis que ha pasado de ocupar secciones residuales de periódicos y revistas especializadas, a colapsar internet porque, ya lo decía Truffaut, todos tenemos dos profesiones, la nuestra, y la de crítico de cine.

El garante de la historia


crítica

Autoproclamado defensor de la exactitud matemática, no puede contemplar una obra de ficción sin establecer una comparación milimétrica, evidentemente incoherente, entre su relato y aquello que pudo pasar en la realidad. Todo con una rotundidad que nos hace dudar si él realmente es parte presencial de la historia, y de si lo que pretendíamos observar era una película o un documental de Michael Moore para derrocar a Bush. Si aquello por ejemplo va de trescientos soldados enfrentados a un enorme ejército basándose en un relato antiguo, el tipo en cuestión estará dispuesto a adentrarse en una biblioteca y a acometer su primera lectura de un libro en años para contarlos uno a uno, todo con tal de ganarse el derecho a ser puntilloso al iluminarnos sobre sacrílegas contradicciones entre ambas fuentes. Así nos permitirá apreciar el inmenso, y posiblemente apocalíptico, daño cultural del que él nos puede salvar. Desgraciadamente el mérito se relativiza cuando esa búsqueda (labor de documentación lo llaman) lleva apenas dos minutos en google y el atento visionario que nos descubre las contradicciones ha sido alertado a su vez por otro de los suyos que pasa su vida universitaria en un foro y lo ha leído a su vez en alguna web extranjera (internet siempre alentando las reuniones de gente interesante, se sabe).

El “yo-estuve-allí”


crítica

Subespecie del “crítico natural”, en su caso la película, sus autores e intérpretes, merecen tanta atención como él. Es la consecuencia lógica del “todo vale” que practican en su ácrata naturalidad y puede revestir a su vez varias modalidades: tenemos al que inserta los “yo” y “en mi opinión” indiscriminadamente, como si hubiera dudas de que aquello es poco más (de hecho menos) que su opinión; el que pretende reforzarla tirando de curriculum “en mis estudios de cine de un curso de fin de semana de ‘cine y vino’ en Logroño...”; el que nos detalla cómo fue su visita al cine en una confesión autobiográfica de crítica-diario (“recogí a mi hermana y a su cuñado, nos fuimos a jugar a los bolos y después de tomarnos unos nachos nos dio por ir a ver una peli, y me dije, qué bien, porque soy crítico...”); o en el extremo opuesto del “glamour”, el que hace del ‘yo-estuve-allí’ una filosofía Forrest Gump. En este caso su intención es tratar de que entre tantas opiniones irrelevantes, la suya resuene especialmente valiéndose de su experiencia en el entorno o supuestos contactos más o menos relevantes (“en la rueda de prensa que yo presencié...” , “el director que habló conmigo un rato antes me dijo”... “el actor-extra que hace de árbol, que es conocido de un amigo de mi primo y le dijo una noche entre copas que...”). Capítulo aparte merece el que “como estuvo allí”, no es ya que sepa más que los demás, es que reconvierte su fascinación en agradecimiento: le gustan las películas con las que naturalmente se aburriría, pero el sólo hecho de haber estado en su presentación le lleva a un gozo autosugestionado como pago a la simpatía profesional de los actores en el acto de prensa.



ARTICULOS DE CRÍTICA

Buscar CRÍTICA en

Buscar CRÍTICA en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar