Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Haunter - Pantalla Invisible - blogs de cine
Buscar en
Estás en CINE >> BLOGS >>

Haunter

Un artículo de Eduard Terrades Vicens || 10 / 2 / 2014
Pantalla Invisible

¿No os recuerda éste plano a Ringu?

A falta de ver su contribución en ABCs of Death 2 (aun en preproducción), que será la segunda tanda de cortos macabros realizados por conocidos cineastas especializados en la materia, podemos decir que Haunter (2013) es la última cinta estrenada por el algo sobrevalorado Vincenzo Natali, que se decanta por el recién recuperado subgénero de las casas embrujadas. Sin ser su especialidad, pues sus discursos fílmicos siempre han tendido a ponderar fábulas paracientíficas (Splice) o pesadillas claustrofóbicas (sobre todo en su opera prima Cube, pero también en Cypher, asfixiante crónica de una espía industrial interpretada por la otrora diva Lucy Liu), para la ocasión ha confeccionado un relato sobrenatural que no asusta porque aplica todos esos trucos que ya hemos visto mil veces en pantalla y a los que nos podemos anticipar con un poco de perspicacia. Un decálogo de todos los clichés del género concentrados en esta descafeinada “haunted house movie” que si por algún aspecto técnico destaca es por su diseño artístico; también por las texturas visuales que se han conseguido gracias a una extremada iluminación de tonalidades amarillentas. Un cuento sobrenatural al servicio del esteticismo de un Natali que saca a relucir algunos de los miedos de nuestras infancias.

Pantalla Invisible



Y es que la historia se podría interpretar como una lectura contemporánea que el realizador ha querido llevar en pantalla grande sobre el hombre del saco. El “bogeyman” cambia de aspecto y de nombre según la nacionalidad, pero para el pueblo norteamericano es el hombre que asusta a los niños por la noche, desde un armario, debajo de la cama o, según la región, arañando las ventanas de los dormitorios. Incluso se inmiscuye en los sueños o adopta esas formas terroríficas que más asustan a los más pequeños, mimetizando el miedo específico de cada niño. Es esta última variedad tipográfica la que toma prestada Natali para configurar su cuento de terror: una adolescente parece atrapada con sus padres en una casa rodeada de niebla, repitiéndose el mismo día en un bucle temporal sin salida, hasta que descubre que un ente sobrenatural los mantiene presos por razones que iremos descubriendo a medida que avanza el metraje. Lo que aparentemente la hace diferente es que desde el inicio sabemos que esa adolescente, aun encontrándose en el mundo de los vivos, ronda como alma en pena; es una entidad espiritual a la que el “bogeyman” no deja reposar en paz y que mantiene atrapada en los confines de una casa tocada por las desgracias del pasado. Es la intrínseca búsqueda de encontrar las respuestas a esa oscura cerrazón que envuelve ese tétrico hogar la que la harán combatir al “coco”, que adopta formas distintas (centrándose especialmente en la figura paternal), llevándola a descubrir la verdad sobre su muerte.

Stephen McHattie a lo Robert Englund.

Stephen McHattie a lo Robert Englund.



Como apuntaba al principio, la trama queda lastrada por una reiterada acumulación referencial a algunas de las grandes sagas fílmicas harta conocidas, así como a películas concretas del cine de terror moderno y contemporáneo que han sido objeto de culto a medida que se iban distanciando desde el momento en que fueron estrenadas. Así pues, podemos encontrar claras referencias al serial fílmico de Pesadilla en Elm Street (por la confección y diseño de uno de los personajes antagonistas); Atrapado en el Tiempo (1993), que se distanciaría del terror, pero la concepción del día de la marmota está extraída de ella y el mismo despertar de la protagonista recuerda al que protagonizaba Bill Murray en esta amable comedia romántica de Harold Ramis; la japonesa Ringu (1998), pues en el terreno visual hay una escena calcada sonsacada de esta primera adaptación de la novela de misterio escrita por Kôji Suzuki; Los Otros (2001), tal vez la que encuentra más paralelismos argumentales cuando se determina que la familia que regenta esa casa envuelta por una espesa niebla murieron hace tiempo; El Sexto Sentido (2000), que con el tiempo se ha demostrado que fue un filme clave para el desarrollo del cine de terror o de intriga del nuevo milenio con tramas engañosas (y si no, mirad la fallida Mindscape); e incluso Insidious (2010), de la que sonsaca algunas ideas en cuanto a la manera en como las almas buscan el camino para escapar del limbo. Y como el realizador no parece esconderse de este fagocito referencial, pues algunas son demasiado evidentes, la convierten en una producción sin un ápice de originalidad, pero honesta porque no hay voluntad de romper con cualquier molde preestablecido, al contrario, convirtiéndola así en una entretenida fantasía para públicos poco exigentes. O para nuevas generaciones que han crecido con crepusculitos y remakes del cine de terror asiático. En definitiva, y sin pretender ser peyorativo, Natali al servicio del “mainstream” y el público más joven.

Pantalla Invisible



Ediciones disponibles: de todos los países que forman parte de la comunidad europea, solo ha sido editada en Francia (tanto en DVD como BD) por el sello Wild Side Films.



Pantalla Invisible

La sección en donde se dará a conocer obras perdidas del cine, de ayer y de hoy, con el objetivo de que lleguen al espectador con mayores inquietudes cinéfilas

Actualización: Lunes.

Blog administrado por Eduard Terrades

ARTICULOS DE PANTALLA INVISIBLE

Buscar PANTALLA INVISIBLE en

Buscar PANTALLA INVISIBLE en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar