Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Hobo with a Shotgun - Pantalla Invisible - blogs de cine
Buscar en
Estás en CINE >> BLOGS >>

Hobo with a Shotgun

Un artículo de Eduard Terrades Vicens || 21 / 4 / 2014
Pantalla Invisible

Las películas de acción callejera de bajo presupuesto (“urban action trash movies”) tuvieron cierta aceptación entre las salas “grindhouse” norteamericanas de buena parte de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado, cuando el género proliferó amparado por el formulismo resolutivo de la ciencia ficción apocalíptica y la maravillosa distopía nihilista de las novelas “pulp” y del cómic de vanguardia, con sociedades autárquicas regidas por gobernantes de hierro y en que la ley del más fuerte se imponía en los barrios marginales como respuesta a la precaria situación a la que se veían abocados ciudadanos pertenecientes a la clase obrera. Eran el reverso fílmico a los “blockbusters” de la época que exploraban el tema, como Mad Max (el punto de partida, la obra fundacional de George Miller) o Robocop, con la única diferencia que eran condenadas al olvido o para rellenar las estanterías de videoclubes, hasta que Quentin Tarantino y Robert Rodriguez las rescataron y las elevaron al Olimpo de los Dioses con su programa doble formado por Death Proof y Planet Terror.

Pantalla Invisible



Todo este arte vulgar no solo se cristalizaba en Estados Unidos, sino que en Italia se cocían productos similares como churros (una buena muestra de ello fue 1990: Los Guerreros del Bronx, del gran Enzo G.Castellari), sin olvidar el cine de explotación australiano (conocido como “Ozploitation”, que floreció después de que la trilogía de Miller protagonizada por Mel Gibson pusiera la industria australiana en el punto de mira de la producción mundial) o el facturado en Canadá (conocido como “Canuxploitation”). De esta última industria pertenece la cinta pretendidamente de serie Z que presentamos esta semana: Hobo with a Shotgun (2011) o como un embriagado homeless se convierte en un justiciero urbano que no le tiembla el pulso a la hora de apretar el gatillo.

Pantalla Invisible



Esta ópera prima de Jason Eisener (que, a decir verdad, no se puede considerar como tal porque antes de llevar tal empresa fílmica ya había probado suerte como cortometrajista y ayudante de dirección) no es una película de violencia urbana cualquiera: de entrada tenemos a un Rutger Hauer que aún no está dispuesto a jubilarse (y viendo el enorme catálogo que tiene pendiente de estreno dudo que rescinda su carrera antes de los 70). Por otro lado, sí esta violentísima cinta protagonizada por un antihéroe, que decide proteger a una prostituta de caer en las malas manos de un par de chulo putas con chalecos universitarios ochenteros, sin saber que tal osadía le pondrá en contra del alcalde de la ciudad y padre de los mocosos, ha llegado a buen puerto fue por el soporte unánime que el propio Tarantino y Rodriguez le dieron cuando se presentó como “fake tráiler” en el concurso que impulsaron éstos mismos “enfants terribles” del collage cinematográfico en el South by Southwest de Austin (más conocido por SXSW de Texas) y ganará por goleada. Después de incluirse como falso tráiler en su díptico Grindhouse, se convirtió en un largometraje real.

Pantalla Invisible



Más allá de las convenciones genéricas con las que obligatoriamente juega para que parezca una de esas escorias fílmicas de antaño y que, como tal, deben ser aceptadas por los espectadores, el filme acumula muchos defectos en su concepción original: los problemas que atesora tienen que ver con la técnica empleada para recrear el espíritu sucio de esas mediocridades de serie B, Z o doble Z. Las cámaras digitales empleadas no emulan esas texturas, pues la imagen resulta demasiado nítida y, a diferencia del Planet Terror de Rodriguez, no se han incluido falsos rayones, garabatos en pantalla, que le den esa demacración visual que, por otro lado, sufrían esos filmes setenteros por culpa de que sus bobinas eran enlatadas sin demasiada cura y eran guardadas en las apestosas buhardillas o en los sótanos de esas salas marginales. Por lo menos el gore no es digital, artesanal, pero por la misma razón, está filmado sin la parquedad de medios, ni la obscenidad requerida. Y a pesar de todo, el aroma salvaje, la indecorosa crueldad practicada por todos los personajes, sí que recuerda a esas bestialidades cinematográficas canadienses de los 70 y 80 (atención a la violentísima y políticamente incorrecta masacre del bus escolar o a la execrable figura del pervertido Santa Claus, no tienen desperdicio). Los personajes son muy malos, no tienen moral, incluso en su definición dramática, por lo que toda esa maldad se recrea de forma paroxística y debe ser castigada por ese ambiguo justiciero urbano, el que interpreta Ruger Hauer, que no se salva de ser juzgado por aplicar la Ley del Talión a raja tabla.


Pantalla Invisible



Por ello debemos tomárnosla como un festín gore a disfrutar en nocturnidad, pues además está adornada por un “score” compuesto a base de sintetizadores y el característico sonido pop electrónico de la época (atención a la canción final “Run With Us”, interpretada por la poco reivindicada cantante canadiense Lisa Lougheed) y que, de forma nostálgica, nos retrotrae a un momento en que los videoclubes se convertían en nuestros centros de ocio, auténticas filmotecas y escuela para muchos, que nos ayudaban a sofocar esas noches aburridas. Ahora faltará comprobar si Eisner sabrá encarrilar su carrera como cineasta más allá del “fast food” cinematográfico, pues sus contribuciones en las colectivas The ABCs of Death (2012) y V/H/S/2 (2013), a pesar de mostrar una cierta mejoría técnica, no muestra indicios de querer evolucionar su discurso. Aunque su invariabilidad temática y su adscripción permanente al género no debería contemplarse como algo en negativo; solo falta ver el aire canalla que arrastra para entender que lo suyo es el cine “grunge”, la vulgarización fílmica como defensa del arte callejero (como, por otro lado, han ido patrocinando bandas de “nu-metal” estadounidenses y canadienses desde mediados de los años 90) y el entretenimiento ad infinitum como respuesta a la falsa intelectualidad reinante en el cine “mainstream” contemporáneo.

Ediciones disponibles: editada en dvd Y Blu Ray en Inglaterra con una magnifica edición repleta de extras y cuya portada recrea esos carteles arrugados y machacados del grindhouse de la época.

Opinión de los lectores

No hay mensajes publicados, publica el tuyo . La identificación es voluntaria pero te permite mantener tu nombre y avatar. Hazlo desde aquí

Nombre:

Texto:

Introduce el código de validación inferior en la casilla:


Normas de uso:

-Agradecemos cualquier punto de vista adicional sobre el artículo.
-Tu comentario nos aportará más si no descalifica la opinión del redactor y aporta tus propias razones al debate. Cualquier corrección será, por supuesto, bienvenida.
-Está prohibido el spam, los enlaces a contenido ilegal y las descalificaciones.
-Este formulario no procesa html.







Pantalla Invisible

La sección en donde se dará a conocer obras perdidas del cine, de ayer y de hoy, con el objetivo de que lleguen al espectador con mayores inquietudes cinéfilas

Actualización: Lunes.

Blog administrado por Eduard Terrades

ARTICULOS DE PANTALLA INVISIBLE

Buscar PANTALLA INVISIBLE en

Buscar PANTALLA INVISIBLE en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar