Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Amer - Pantalla Invisible - blogs de cine
Buscar en
Estás en CINE >> BLOGS >>

Amer

Un artículo de Eduard Terrades Vicens || 07 / 7 / 2014
Pantalla Invisible

¿Cómo describir un filme tan evocador a la par que perturbador teniendo en cuenta que en su difuminado hilo argumental solamente se recogen momentos transitorios de una misma mujer en tres estados de ánimo, en tres períodos históricos de su vida? La dificultad por encajar en nuestras mentes un filme como Amer (Hélène Cattet & Bruno Forzani, 2009) es tal que lo mejor es llevarse por sus ametralladoras imágenes, sus primeros planos detallistas, sus encuadres mareantes y la presencia femenina subyugadora de la actriz Marie Bos, que le da un toque diferente al concepto de la “femme fatale” clásico al que recurrimos cuando fantaseamos. Tal vez así, cuando la terminéis de visionar, y después de haber asistido a una experiencia sensorial, podáis empezar a ligar cabos para poder entender el desquiciamiento y excentricidades de una fémina tocada por las desviaciones mentales y la genética maldecida de su núcleo familiar.

Pantalla Invisible



Amer, como bien indica su título, es un séquito de experiencias amargas, experimentadas en éste caso por una muchacha inadaptada por culpa del peso familiar que lleva cargando a sus espaldas desde una edad muy temprana, y cuya libidinosidad permanece encerrada en su interior. En realidad, ésta carga se arrastra por tres períodos de tiempo de una misma mujer, cuya personalidad ha sido marcada por unos hechos traumáticos que vivió cuando era niña. Por lo tanto estamos ante tres historias cuyo vínculo en común es el mismo personaje femenino ficticio (interpretado por tres actrices distintas acordes con la edad relacionada en cada relato); tres historias narradas como si fueran el presente de la protagonista con una misma definición conceptual: descolocar al espectador mediante riffs visuales construidos por un amalgama de planos difuminados, sin sentido en muchas ocasiones, y en los que la luz juega un papel muy importante a la hora de construir los sentimientos y el carácter de su protagonista. En muchas ocasiones el encuadre pierde la forma y la composición en aras de una vertiginosa sucesión de destellos focales, imágenes borrosas y otras experimentaciones visuales. Por lo que en muchas ocasiones a uno le da la sensación de estar contemplando una obra de video arte más que una película francesa con las clásicas normas de la dramaturgia universal (éstas quedan abolidas a favor de esa desestructuración narrativa absolutista en cada uno de los relatos), donde la abstracción visual se convierte en la fuerza motora del filme. Abstracción que da forma, precisamente, a una serie de sensaciones irreprimibles por parte de la protagonista.

Pantalla Invisible



Se ha intentado, por activa y por pasiva, comparar la obsesiva historia de ésta mujer turbada con los comportamientos irracionales de los personajes antológicos del “giallo” italiano, sobre todo porque en el último segmento (el más reconocible a nivel genérico con el “giallo”) se interpone la pulsión sexual con la sangre y la mutilación, aunque por definición es el primer segmento el más perturbador, malsano, terrorífico y extrañamente fascinante de los tres (con ecos lejanos, muy lejanos, a ciertas obras maestras del cine italiano, como Suspiria de Dario Argento). Aún así, el tema central parece más reconocerse en los instintos sexuales reprimidos de su protagonista y como estos evolucionan hacía conductas propias de un “serial killer” de trastorno bipolar. También aparece el debatido concepto de la figura proyectada del “doppelgänger” malévolo. Trastornos que se entremezclan con un estilo de dirección vertiginoso y que sirven para dar más definición y empaque al resultado final. Amer es una fantasía de contornos insanos y surrealistas que Luis Buñuel hubiera alabado (de hecho, hay un par de planos que desentierran del olvido al realizador de origen aragonés); un psycho-thriller evocativo de sueños húmedos y otras desviaciones que deben permanecer apresadas en ese mundo onírico, y en que resulta casi imposible encontrar la clave para su entendimiento racional. Tal vez eso sea lo de menos; tal vez sea preferible dejarse llevar por esos sonidos lejanos de los que cuesta identificar su procedencia, por el juego fotográfico planteado en cada segmento y, sobre todo, por la morbosidad asfixiadora de su protagonista adulta. Aunque, y como padecen de rebote ciertos secundarios en forma de daño colateral, es preferible no dejarse atrapar nunca por ella.

Pantalla Invisible



Ediciones disponibles: editada por Cameo únicamente en DVD, en una edición que incluye el cortometraje español Dos manos zurdas y un racimo de ojos manchados de gris, del crítico y periodista cinematográfico Antonio Trashorras, con el que curiosamente comparte sinergias visuales y temáticas con la película de Hélène Cattet y Bruno Forzani.



Pantalla Invisible

Opinión de los lectores

No hay mensajes publicados, publica el tuyo . La identificación es voluntaria pero te permite mantener tu nombre y avatar. Hazlo desde aquí

Nombre:

Texto:

Introduce el código de validación inferior en la casilla:


Normas de uso:

-Agradecemos cualquier punto de vista adicional sobre el artículo.
-Tu comentario nos aportará más si no descalifica la opinión del redactor y aporta tus propias razones al debate. Cualquier corrección será, por supuesto, bienvenida.
-Está prohibido el spam, los enlaces a contenido ilegal y las descalificaciones.
-Este formulario no procesa html.







Pantalla Invisible

La sección en donde se dará a conocer obras perdidas del cine, de ayer y de hoy, con el objetivo de que lleguen al espectador con mayores inquietudes cinéfilas

Actualización: Lunes.

Blog administrado por Eduard Terrades

ARTICULOS DE PANTALLA INVISIBLE

Buscar PANTALLA INVISIBLE en

Buscar PANTALLA INVISIBLE en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar